9 ago. 2013

"Ésta para empezar te sirve"





A las que os habéis interesado en algún momento por la costura os sonará esta frase, incluso puede que la hayáis dicho vosotras mismas. Aunque parezca que una máquina básica y de poco precio sea una buena idea para aprender a coser quizá no es lo más adecuado. Os comentaré mi experiencia y lo que he podido ver a mi alrededor porque hasta no hace mucho estaba de acuerdo con el título de esta entrada. Es cierto que muchas veces hasta que no tocamos una máquina de coser durante varias veces no sabemos si realmente nos gusta y que quizá pagar mucho dinero por una puede ser arriesgado, pero os intentaré convencer de lo contrario. 

Mi primer consejo: si tienes la oportunidad de coser en la máquina de otra persona antes de comprar una, hazlo. Yo esperé aproximadamente un año o dos hasta que entré a clases de costura (un poco antes del boom craft y de que se pudiera ir a talleres en muchas tiendas) y aprendí, a pesar del miedo, con máquinas industriales. Tres meses después de costura intensa conseguí mi primera máquina, una Alfa básica, algo así como el equivalente a la Next 20 actual.

Así comencé a coser en casa pero lo cierto es que había veces que me llevaba algunas cosas a mis clases de costura, bien por el tipo de tejido (normalmente demasiado grueso) o porque las domésticas tienden a tener más “días malos”. ¿Qué significa esto? Que hay que tener en cuenta el servicio técnico a la hora de comprar una máquina. Mirad los servicios técnicos disponibles en vuestra ciudad antes de comprar una determinada máquina y si véis muchas quejas de uno en particular, pensároslo dos veces. Una buena máquina de coser puede durar mucho tiempo, pero en esto es fundamental alguien que sepa arreglarla y aconsejaros. 

Esto también nos lleva a dos cosas fundamentales: huid de las máquinas con piezas interiores de plástico, no son fáciles de reemplazar y se rompen con facilidad. Si la máquina que os interesa pesa menos de 4 kilos es bastante probable que no sea del todo metálica. No quedará muy bonito ni será tan transportable pero una máquina robusta es una buena inversión. Y la otra cosa fundamental, salvo que veáis una oferta imposible de rechazar, lo mejor es comprarla en un lugar especializado, donde os podrán aconsejar cuál comprar y daros datos concretos de cada una. Si os dicen “ésta para empezar te sirve”, os vuelvo a decir que os lo penséis dos veces. Cuando os guste una máquina, intentad que os dejen coser un poquito porque el sonido es fundamental: debe ser silenciosa y con un sonido constante. Una máquina muy ruidosa y con sonido variable es inestable. 

Poniéndonos un poco más técnicos, ¿en que debemos fijarnos cuando escogemos una máquina? Las máquinas básicas vendrán con puntadas en zigzag, prensatelas normal, de cremallera y uno o dos más, brazo extraible… todas estas cosas las tienen las máquinas modernas. Cuando véis las características de máquinas de marca blanca podéis ver una retahila de cosas que incluyen como si fueran super completas pero todo eso es lo normal. Entonces, ¿cuáles son los factores diferenciadores? Uno es la posibilidad de regular el ancho y largo de la puntada, otro que posea puntadas apropiadas para tejidos elásticos normalmente marcadas con las letras S o SS y otro la cantidad de prensatelas pues  son caros, mientras más incluya vuestra máquina, menos gastaréis en un futuro. 

Entonces, imaginaros que habéis cosido un poquito en alguna máquina aquí o allá, habéis hecho un pequeño taller, habéis salido encantadas y pensáis que ya es hora de compraros una máquina. No sabéis muy bien que váis a hacer así que pensáis que una básica vale. Y puede que tengáis razón o puede que no. Cuando empecé con mi Alfa no sabía que acabaría haciendo corsets y en el momento en que se estropeó lo suficiente como para necesitar servicio técnico encontré la excusa para comprar una máquina nueva. Una máquina que traía todas estas características que os he dicho, que traía una mesa auxiliar para cuando necesito más superficie de costura (ahora la uso casi todo el tiempo), un motor potente y capaz de soportar varias capas de tela de un corset y que es lo suficientemente resistente como para no tirarme agujas a la cara en cuanto sin querer tocan una de las ballenas de acero. 

Os aconsejo esperar un poco antes de comprar vuestra máquina de coser, estar atentas a ofertas y hablar con vuestros contactos. Es mejor esperar dos meses, encontrar una oferta y pagar un poco más a estar esperando a que pase el suficiente tiempo como para poder compraros una máquina más completa después de haber pagado una básica. Si aún así queréis una básica, que sea una básica buena y haced mucho caso a las costureras experimentadas.  

1 ago. 2013

¡De vuelta! (in English as well!)





Hola a todos,

como habréis visto he tenido una largísima ausencia del blog. Sé que lo más común por estos lares es cogerse las vacaciones en agosto pero a la hora de cuadrar trabajos y vuelos a Canarias yo debía cogerlas en julio. Llevo menos de una semana en Madrid pero ya estoy casi preparada para darle de nuevo a la máquina de coser. 


Unos pocos días antes de ir de vacaciones me mudé de piso y ahora tengo una fantástica habitación donde poder coser sin tener que mover la máquina de coser de un lado a otro. Tras una visita a mi adorado IKEA volví con la mesa perfecta y ahora tengo una pequeña lista de cosas que empezar este mes:


-Corset overbust negro (comisión).
-Organizador de tela para zapatos ¿a patchwork?
-Una cartera nueva.
-Retomar la primera mini colección de underbusts y ceñidores.



Ahora falta encontrar inspiración, esperar a que llegue esa caja de 17 kilos llena de mis telas desde Canarias ¡y empezar! No sin olvidar que toca preparar los siguientes vídeos para Escuela DaWanda, así que si alguien quiere aprender algo en concreto soy toda oídos. ¡Nos vemos pronto!




Hi everyone!



I know I haven't been writing in English lately and I have no excuses at all.... other than moving and such. Even thoguh is the common way around here to go on holidays in August I just came back to work. I had another work to do and travelling home in August es pretty expensive. I've been back in Madrid for less than a week but I'm almost ready to start sewing again. 


Some days before going on holidays I moved and I'm now living in a place with a great room. Now I can do all of my sewing without having to move things around. After some shopping at IKEA I came back with the perfect desk and now I can tackle my growing to do list. 


-Underbust black corset (comission).
-Patchwork? fabric shoe organizer.
-New wallet.

-Taking up again the first underbusts and waist cinchers collection. 


Now is time to get inspired and to wait for the hug box with fabric I sent myself from Gran Canaria. Let's not forget about recording tutorials for Escuela DaWanda which, by the way, I'm open to suggestions for. See you soon!